¿Qué es ser pasivo agresivo en pareja?

¿Qué es ser pasivo agresivo? Hace unos días cayó en mis manos un artículo de Walter Riso que hablaba de su libro “Amores altamente peligrosos”. En él trataba las diferentes personalidades que pueden estar afectando tu relación de pareja. Es un gran libro que recomiendo.

Seguramente estés de acuerdo conmigo que uno de los principales quebraderos de cabeza del ser humano viene dado por problemas de pareja. Por este motivo y movida por la necesidad de ahondar en un perfil determinado, hoy quiero dedicar este artículo a la personalidad pasiva-agresiva, porque creo que es la más común y en ocasiones la menos evidente.

Mi objetivo es darte herramientas para identificar este comportamiento y liberarte, en la medida de lo posible, de los roles que te mantienen unid@ a este tipo de pareja.

Si estás en una relación en la que los silencios son un denominador común cuando hay una discusión, si terminas sintiéndote culpable incluso a veces sin tener muy claro el porqué, si estás con una persona muy apegada a su círculo social/familiar pero que difícilmente se integra en el tuyo porque siempre tiene una excusa de por medio, si no dice un “no” directo cuando le pides algo pero da mil razones o pone trabas para realizarlo, estás ante un comportamiento pasivo agresivo.

A continuación destaco algunas de las características para detectar este tipo de personalidad. Antes quiero remarcar que no necesariamente el sentirse identificado con alguno de los puntos tiene que significar que estas ante un pasivo agresivo. Todos en cierto momento podemos desarrollar actitudes que tengan esta dinámica.

Sin embargo, las personas con este tipo de comportamiento hacen de los siguientes apartados su “modus operandi”, formando parte de su personalidad.

  • No reconocen sus emociones. Coger el cesto de las chufas y marcharse abandonando la discusión es una estrategia para no ser directo y honesto con sus sentimientos. Insisten en que no están molestos a pesar de estar furiosos por dentro. Es común el  “no estoy enojad@/enfadad@”, “bien”, “como sea”, para expresar su ira indirectamente.
  • Se ofenden con facilidad. Pueden ofenderse muchísimo a causa de un comentario banal o acto que ponga en entredicho algo que ellos hacen, ya que lo consideran una ofensa contra su dignidad y valía. Son personas con un fuerte conflicto con la autoridad, es por esto que cualquier consejo o rectificación sobre algo que están haciendo se lo tomarán como un intento de controlarles o de desmerecerlos. El trabajo en equipo se torna complicado; y en la pareja se magnifica. Por ejemplo, si colgando unas cortinas el pasivo agresivo recibe una indicación de que está torcido por parte de la pareja que se encuentra mirando desde abajo, la respuesta inmediata puede ser “¿Quieres hacerlo tú?”, o dejar la tarea directamente culpando a la otra persona de perfeccionista.
  • Te llevará al límite. Son especialistas en mantener la calma en una discusión, y fingir sorprenderse o reírse cuando el otro estalla cansado de su hostilidad indirecta. Disfrutan llevando al otro hasta el límite para luego cuestionar sus “reacciones exageradas” mostrando una impasividad pasmosa. Si se les pide explicaciones sobre alguna cuestión tenderán a echar la culpa a los demás con frases como “me estás sacando el tema porque tienes ganas de discutir” o “yo estaba tan tranquil@ y eres tú quien me está alterando” en lugar de afrontar y resolver el problema que se les plantea.
  • Quieren dar una imagen de “santidad”. Sienten una fuerte desprotección. Es por esto que el pasivo agresivo nunca va a hacer una oposición abierta y argumentada en caso de discusión, ni perderán los papeles ni alzarán la voz, y si algún día lo hacen siempre será porque tú les has provocado. No quieren quedar como “los malos de la película”. Por el contrario utilizarán el sarcasmo y la indiferencia para alterar y desestabilizar a su “víctima” y así hacerla parecer culpable de la discusión. “¿por qué te enfadas?”, “mira cómo te estás poniendo”.
  • Sabotean cualquier plan que les disguste de una forma soterrada. Y cuando digo “cualquier plan” es cualquier cosa que les propongas hacer o tarea que les encomiendes y no les apetezca, a veces tan simple como ir a por el pan o bajar la basura. Para estas personas acceder a los deseos del otro equivale a someterse. Y la sumisión es sinónimo de humillación. En lugar de decir un “no” directo a algo que en realidad no quieren hacer, el pasivo agresivo tiende a acatar las peticiones verbalmente pero procrastinan en el tiempo su ejecución. Por ejemplo les pides que hagan el cuarto de baño y dicen “vale ahora lo hago” pero no lo ejecutan. Si se les pide explicaciones pueden contestar frases del tipo “no sabía que lo querías para ahora”, “no me agobies”, “te he dicho que ya lo haría”. También se puede dar el caso que no exista la opción de posponer la tarea, entonces la harán de manera incompleta o mediocre de forma intencionada, y cuando se le confronte, se defenderá con frases como “eres demasiado perfeccionista”, “quieres que todo sea perfecto”.
  • Limitan su círculo a familiares de primer grado y suelen tener pocos amigos. Son personas con una actitud negativa y falta de autoestima que les produce un profundo miedo al rechazo. Esto impide que se relacionen con personas que no conocen hasta estar seguros de que serán aceptados. Por esta misma razón, si el pasivo agresivo es tu pareja, se negará a conocer o limitará relacionarse con tus amistades y familiares, aunque nunca de forma abierta y directa sino con excusas bagas e inconsistentes del tipo “es que fulanit@ no me cae bien”, “quedar vosotros y así habláis de vuestras cosas”, “estaré cansad@ para asistir”, “es muy tarde”, “está muy lejos”, “yo no me lo paso bien”, etc. Es común aquí observar un comportamiento apático y saboteador, en contraste con la actitud que muestra cuando se trata de su círculo más directo.
  • Prometen más de lo que cumplen. Tenderán a hacer planes, prometer e imaginar cosas que no cumplen, la mayoría de las veces como “trato” a cambio de algo o con una condición. Generalmente estas promesas están basadas en algo intangible como una emoción. Por ejemplo, “cuando esté segur@ nos iremos a vivir juntos”, “te acompañaré a (un evento) cuando me sienta preparado“, o un simple “nos iremos de viaje” que no concretizan ni en el tiempo ni en el lugar, como “caramelito” para calmar alguna necesidad que les plantea el otro o para evitar un compromiso.
  • Utilizan el sarcasmo como herramienta para expresar su hostilidad. El sarcasmo es una herramienta eficaz para herir los sentimientos de una persona de forma “políticamente correcta”.  Es por esta razón que el pasivo-agresivo utiliza este método como una maravillosa manera de hacer cumplidos con doble intención e insultarte hasta tu esencia, como por ejemplo “para lo gorda que estás no te queda mal ese vestido” “me sorprende que algún día llegues a tu hora”. Si te muestras ofendido, la persona se pone en el papel de víctima acusándote de no aguantar una broma.
  • Se mueven en una dualidad de amor odio. Aquí Walter Riso hace una explicación magistral: “es como vivir con Ganghi en la casa, con un movimiento de desobediencia civil las 24 horas. Son personas que tienen un problema con la autoridad desde chiquitos y empiezan a ver control por todas partes, donde no lo hay. Entonces empiezan a percibir a la pareja como si fuera un dictador o una dictadora; y empiezan a oponerse. “Me opongo a la dictadura de la pareja pero no soy capaz de dejarla”. Entonces cuando estoy cerca de ella me siento protegid@, pero añoro la libertad; entonces, no quiero estar contigo; entonces, me voy para la libertad y quiero ser autónomo y empiezo a estar autónomo, y como estoy libre, extraño la protección de la pareja; entonces, ni una cosa ni la otra, ni contigo ni sin ti; entonces, empiezan a tener conductas inmaduras de protesta contra la supuesta autoridad del otro; entonces empiezan el sabotaje“.

El denominador común es no enfrentar los conflictos de una forma directa, sino indirecta y escondida. Bien sea por oposición (escusas) o ignorar el asunto. La evasión del conflicto y el silencio son su mejor arma.


“La conducta huidiza, evasiva y provocadora de los sujetos pasivo agresivos va transformando el amor en irritación y frustración. Ames cuanto ames, el pasivo agresivo será un conspirador de la relación e incapaz de renunciar a ella” Walter Riso.

 

Identificar estas pautas puede ser de gran ayuda, tanto si es un comportamiento que forma parte de nosotros mismos, como si estamos siendo influenciados por alguna persona de nuestro entorno, bien sea un socio, un amigo o nuestra pareja, ya que es una forma de manipulación.

No es fácil tratar con este tipo de personalidad y tampoco tiene fácil solución, ya que la mayoría de las veces es una manera de proceder muy arraigada y aprendida desde la infancia. Puede ser que el núcleo familiar está compuesto de personas que dicen una cosa y hacen otra. Posiblemente sus padres fueron personas que estaban inmersas en sus problemas personales, y no dedicaron el suficiente interés a las emociones de sus hijos, convirtiéndolos en inmaduros emocionales.

No descartes la posibilidad de que quizás lo más sensato es alejarse de esta persona, ya que suele ser difícil que reconozcan su conducta. De cualquier modo, puedes ser directo y asertivo cuando sientas que alguien está utilizando este tipo de proceder contigo, y mostrarle que de ese modo también está haciendo daño.

Recuerda que tu mejor arma es la información, por este motivo, cuanto más conocimiento tengas sobre este comportamiento, más protección tendrás ante el pasivo agresivo.

96 Comentarios

  1. Alejo

    Hola, es normal que estas personas pasivas agresivas con sus conductas sobre todo frente a las discusiones (silencio, no contacto visual, ocasionalmente burla o risa) ocasionen en el otro una explosión agresiva que conlleve a agresiones físicas y emocionales? Además de no reconocer sus errores y siempre tengas una excusa? Mil gracias

    Responder
    • Lidia Ibáñez

      Hola Alejo, bienvenido. Efectivamente una conducta pasivo agresiva lo que busca es alterar al otro, hacerle caer en su trampa a través del sarcasmo, las ironías, la burla, los silencios, el no contacto visual, la negación de lo obvio, etc. Precisamente por eso uno de los mayores retos es ser asertivo ante estos comportamientos, para perder los nervios lo menos posible. Has de saber que si una persona pasivo-agresiva no toma conciencia por sí misma de que lo es, NUNCA JAMÁS podrás hacérselo ver.
      Son personas con un gran sufrimiento interno, mal gestionado y con una inteligencia emocional poco evolucionada. Por tanto, aquí tu trabajo personal es aprender herramientas para poder manejar la situación y que te afecte lo menos posible, así como descubrir qué te hace elegir este tipo de parejas para poder sanarlo.
      Estaré encantada de ayudarte. Puedes solicitar cita conmigo a través del email quieroreinventarme@reinventarme.com, hago sesiones por Skype a todas las partes del mundo. Un fuerte abrazo ❤

      Responder
  2. Francisco

    Hola.he leído tu artículo y me parece muy interesante.
    Soy un hombre al que por regla general le cuesta bastante expresarse.
    SOY UN PASIVO AGRESIVO.muchas de las cosas que dices en tu artículo las veo reflejadas en mi.
    He tenido una relación con una mujer maravillosa a la cual he hecho sufrir mucho y que no se merecía en absoluto pasar por ciertas cosas.Me arrepiento muchísimo de ello.
    Es verdad que utilizas el silencio y la indiferencia para de alguna manera hacer daño a la persona que tienes a tu lado y que realmente quieres.
    El porque?. Seguramente tienes razón en lo que comentas que viene de la infancia (la mía no fue mala pero tampoco maravillosa y supongo que si que me ha marcado de alguna manera).
    Cuando actúas como pasivo agresivo yo personalmente no me hacía consciente aunque al rato si que pensaba que actuaba mal pero buscaba escusas para autoconvencerse de que yo no tenía la culpa.(sinceramente en el fondo pensaba que algo en mi no funcionaba bien).
    Dicen que no te das cuenta de lo que tienes hasta que lo pierdes.tienen razón.
    Vales mucho.
    Un saludo.

    Responder
    • Lidia Ibáñez

      Hola Francisco, bienvenido. Lo primero agradecer que nos cuentes tu caso y que seas tan sincero contigo mismo. Como he dicho en otros comentarios, el primer paso es tomar consciencia de cómo actuamos. En tu escrito dices que “es verdad que utilizas el silencio y la indiferencia para de alguna manera hacer daño a la persona que tienes a tu lado y que realmente quieres”. Bueno, este seguramente sea uno de los primeros conceptos erróneos que aprendiste en la infancia: “la manera de mostrar amor en pareja es haciendo daño”. Seguramente en la relación que había entre tus padres viste que se hacían daño mutuamente a pesar de que (según tu pensamiento de niño) se querían.
      Lo primero que debes saber es que hacer daño intencionado a una persona NO ES AMAR. Bajo ningún concepto. Cuando quieres a alguien haces todo lo posible para que se sienta bien. No para herirle. Porque el amor verdadero ama al prójimo como así mismo. Por tanto, si en una relación de pareja se utiliza el silencio y la indiferencia para hacer daño, eso es maltrato. Y la relación que se crea de pareja es de DEPENDENCIA EMOCIONAL, en ningún caso amor. Tendemos a confundir la NECESIDAD de estar con alguien, a sentir amor hacia esa persona. Y son conceptos totalmente opuestos. Uno es posesión y el otro es libertad.
      Una relación de pareja sana se basa en la comunicación, la empatía mutua y el respeto. Eso es el amor. El resto es una relación tóxica en la que priman las carencias y dependencias emocionales. Si sientes dificultad para expresarte, resolver problemas a través de la comunicación o demuestras falta de empatía hacia los problemas o el dolor emocional de tu pareja, entonces tienes un bonito camino que recorrer de trabajo personal y autodescubrimiento.
      Por otro lado, te invito a preguntarte cuál es la intención positiva de tu comportamiento ¿Qué sacas como resultado y es bueno para ti? Verás, todo comportamiento tiene una “recompensa”. Nos aporta algo beneficioso, por eso lo hacemos. A veces, cuando tenemos heridas emocionales profundas, como pueden ser herida de rechazo o de traición, el miedo a que nuestra pareja nos las cause hace que intentemos tener el control sobre ella. Y una de las maneras de tener el control sobre los actos de una persona es manejar sus estados emocionales mediante hacerla sentir culpable, juzgar sus comportamientos o determinar cuándo puede o no hacer determinadas cosas (como puede ser: el tiempo que dedica a ver el móvil, hablar por teléfono o en qué se gasta el dinero) En el fondo son llamadas de atención, que consiguen que nuestro miedo se calme, que nuestra herida se note menos. Es decir, a través del control me siento seguro, gano seguridad. Pero, una vez más, eso no es amor, es una carencia.
      Te invito a ver dos conferencias en las que hablo de heridas emocionales y que te enlazo aquí para que puedas reflexionar sobre ello: “Heridas emocionales Kármicas”, y este otro vídeo “Heridas Kármicas Mindalia”.
      Por último, te dejo una pregunta: ¿Qué has aprendido de todo esto, para qué te ha valido?
      Estaré encantada de ayudarte en caso de que decidas trabajar sobre ti mismo. Puedes solicitar terapia conmigo a través del email quieroreinventarme@reinventarme.com, hago sesiones por Skype a todas las partes del mundo. Un fuerte abrazo ❤

      Responder
      • Yessica

        Hola: Por lo que comentas de las características de las personas pasivo-agresiva, observé que coinciden en mi madre, mi padre y en mí, como dices es una conducta aprendida y yo ya había notado que había algo raro en mi que me ha frenado un poco en el desarrollo laboral, porque cuando me molesto o me siento rechazada en vez de llegar a un acuerdo, me enojo y me alejo, me desespero, no me hago escuchar. Sé que el que se enoja pierde y trato de controlarme pero mi paciencia es poca y siempre ando de prisa. Me gustaría terminar con este círculo vicioso porque siento que me hago daño emocional..

        Responder
        • Lidia Ibáñez

          Hola Yessica, bienvenida. Verás, en lo que cuentas hay dos temas a tener en cuenta. El primero es el aprendizaje. De pequeños aprendemos a comportarnos de una determinada manera por varios motivos: El primero es para sobrevivir, necesitamos parecernos a nuestros padres para ser aceptados y “no morir”. Esto es biología pura. El segundo es que nuestro padres no nos pueden enseñar una cosa que no saben, por tanto aprendemos lo que nos enseñan. Y el tercero es que heredamos las heridas emocionales que nuestros padres llevan consigo.
          En cualquiera de los casos, te has dado cuenta de que esta manera de comportarse es disfuncional y te está ocasionando muchos problemas. Y este es motivo más que suficiente para trabajarte y subsanarlo.
          Por otra parte, mencionas una creencia bastante fuerte y limitante para ti: “El que se enoja pierde”, con esta sentencia te está limitando a experimentar unas vivencias en las que intentarás aguantar todo lo que puedas para no enojarte y, cuando lo hagas, tu mente asumirá que vas a perder. Esta creencia te impide tener una comunicación asertiva donde tengas derecho a enojarte, expresar tus sentimientos y salir victoriosa.
          En tu caso, claramente necesitas un trabajo de inteligencia emocional donde sanes tus heridas, cambies tus creencias y aprendas a comunicarte de una forma efectiva. Como siempre, yo estaré encantada de ayudarte. Puedes solicitar cita conmigo a través del email quieroreinventarme@reinventarme.com, hago sesiones por Skype a todas las partes del mundo. Un fuerte abrazo ❤

          Responder
  3. Anónimo

    Hola , soy un chico de 20 años y actualmente tengo pareja, resulta que mi pareja ha sido ya maltratada (psicologicamente) y intento estar siempre atento a ella , últimamente estoy notando mucho como ella (parece ser una persona pasiva-agresiva).

    Hace unos días mi pareja quedo con sus amigas para ir a un sitio de fiesta y yo estaba con ella en casa, intenté animarla para que saliera y lo conseguí ella se enfado conmigo porque pensaba que no quería estar con ella (yo quería estar con ella pero no me gustaría que perdiera amistades por mi culpa) , le dije a su amiga a ver si me podía decir por was a ver como estaba porque se había enfadado conmigo.

    La pregunta es , he actuado bien o yo también tengo un comportamiento de maltratador ?

    Responder
    • Lidia Ibáñez

      Hola, bienvenido. Gracias por contar tu caso. En primer lugar debo decirte que aquí se juntan dos cosas. Por un lado la aparente carencia emocional que muestra tu pareja cuando piensa que no quieres estar con ella, y que puede deberse a inseguridad, falta de autoestima o alguna herida emocional profunda (como abandono, rechazo o traición) que hace que se comporte dudando de ti. Y por otro (para mí el más importante), tu necesidad de control sobre ella.
      Debes tomar consciencia que tu pareja no es tu hija, ni una persona de la que te debas ocupar. Es fundamental que veas a tu pareja como una persona autosuficiente, independiente, capaz de hacer las cosas por sí misma y tomar las decisiones más adecuadas para ella. En realidad, tú no te estabas preocupando por ella, estaba diciéndola lo que debería hacer. Y eso es una forma de control, y el control es manipulación.
      Te animo a que trabajes en este aspecto por el bien de la relación. Estaré encantada de ayudarte, en caso de que decidas trabajar sobre ti mismo. Puedes solicitar terapia conmigo a través del email quieroreinventarme@reinventarme.com, hago sesiones por Skype a todas las partes del mundo. Un fuerte abrazo ❤

      Responder
  4. Beatriz R.

    Hola, muy bueno tu articulo, en mi caso muchas veces mi pareja explota facilmente , es decir, al momento de decirle algo que me causa incomodidad de el simplemente se enoja y me ignora el dice que hace eso para calmarse y asi no explotar luego, sin embargo yo lo busco para hablar con el debido a que me gusta resolver cualquier conflicto y termina por estresarse incluso ha llegado a empujarme, me dice palabras ofensivas, cuando siento que no las merezco, no se como actuar ante estos casos, ya que como le dije anteriormente me gusta arreglar los temas facilmente, sin embargo, no se si cuando el decida alejarse sederle el espacio y dejar esas cosas en sus manos, la ultima vez que hablamos dije que dejaria todo en sus manos pero que no queria mas agresividad y el me dijo que tratara de no explotar tanto y que deje eso en sus manos e incluso eso me ayudaria a mi.. pero quiero saber si eso es lo correcto o si estoy haciendo las cosas mal

    Responder
    • Lidia Ibáñez

      Hola Beatriz, bienvenida. Debes saber que la violencia es violencia. Bien sea a través de un insulto, de un golpe o de silencios. La incapacidad para resolver las cosas mediante una comunicación fluida debe ser tratada y resuelta. Tu pareja busca controlarte y, por tanto, utilizará diferentes mecanismos para hacerlo. Entre ellos, culparte a ti de sus arranques.
      Es importante que realices una terapia que te ayude a identificar esta violencia, y que te dé herramientas para afrontarlo y recuperar tu poder.
      Estaré encantada de ayudarte, en caso de que decidas trabajar sobre ti misma. Puedes solicitar terapia conmigo a través del email quieroreinventarme@reinventarme.com, hago sesiones por Skype a todas las partes del mundo. Un fuerte abrazo ❤

      Responder
  5. yohana rivas

    buenas tardes espero pueda ayudarme estoy con una pareja desde hace cuatro años aproximadamente todo al principio iva bien pero de un tiempo para aca me he dado cuenta que me equiboque es una persona muy extraña con problemas de conducta diria yo un dia esta bien al momento cambia de estado de animos sin causa aparente es ofensivo y agresivo cosa que nunca me imagine pero bueno ahora que conozco su personalidad nose que hacer estoy clara que necesita ayuda urgente x mi parte yo estoy asistiendo al spicologo quiero salir de este tormento que se ha convertido mi vida

    Responder
    • Lidia Ibáñez

      Hola Yohana, bienvenida. En cuatro líneas escritas mencionas: “me he dado cuenta que me equivoqué”, “es una persona extraña con problemas de conducta”, “es ofensivo y agresivo” y “quiero salir del tormento que se ha convertido mi vida”…
      Creo que lo tienes muy claro Yohana. Solo debes tomar una DECISIÓN. ¿Qué necesitas para tomarla?
      Un fuerte abrazo ❤

      Responder
  6. Iván

    Hola Lidia muy bueno el artículo y me siento identificado.
    Hace tres meses empezé una relación con una mujer ,madre de dos hijos pequeños .
    Mi preocupación se centró en los nenes ,pues a la madre le preocupaba mucho la actitud psicológica de la más mayor ,pues era la que con diferencia después de un año y medio mostraba preocupación por que la madre tuviese una nueva relación. Yo entendí el asunto me preocupe e incluso me leí una tesis sobre niños de padres divorciados . Lo más gratificante fue ver que al poco tiempo los nenes me aceptaban y el cariño era recíproco. Los problemas empezaron a surgir cuando empezé a sentir que la madre solo quedaba conmigo cuando a ella le iba bien . He de dice que es una mujer muy autoritaria ,muy normativa con las reglas . Problemas familiares con su padre que según me contó ,nunca había recibido el trato emocional por parte de su padre ,donde en la edad adulta solo hay un trato cordial con sus familiares. Se trata a sí misma como independiente ,habla de una forma podría decirse compulsiva de su vida y de sus cosas diarias . A pesar de hacerla ver que yo estaba por ella ,como estaba con sus hijos me daba la sensación de una fuerte inseguridad . Con frases como me vas a dejar ,no te vayas ,te vas a hartar de mi . El problema empezó cuando comencé a recliminarle su actitud por no cumplir con mis necesidades . Falta de apoyo cuando tenia un problema o decirle que su actitud no podía ser compatible con un esquema de familia. Ella admitía que estaba equivocada . Entonces empezaron las discusiones ,me sentía fustrado ,pero no eran discusiones en un tono agresivo ,si no haciéndole ver como me sentía . Esto reforzaba más su actitud de inseguridad ,ella buscaba detalles que reafirmarse que no la iba a dejar . No me acompañas cogida al dormitorio ,porque te despegas de mi ? No podía hablar de límites en la relación ,no podía hablar de amor y la convivencia porque la agobiaba . Lo que empezó como un sueño ,se volvió una paranoia ,algo muy difícil de sustentar. Nunca he recibido cariño ,hace mucho que no se como se ama y me cuesta verbalizar los sentimientos. Me sentía que estaba luchando con un titán. Donde si me salía del curso de sus necesidades pagaría las consecuencias . Y así fue . Me dejó por unas creencias que no se ajustaban a la realidad ,todo me parecio excusas . Donde la realidad ,la suya no la mía estaba totalmente distorsionada. Imposible de hablar con ella y preso de mi frustración la grite ,porque no me dejaba defensa alguna acusandome y juzgandome por echos aislados . Tú eres así !! Sin tener en cuenta las circunstancias. Ella nunca alzaba la voz ,según ella nunca se enfadaba. Después de la discusión me hizo la ley del hielo hasta el día de hoy . Eso me fustro mucho más sin darme oportunidad de una explicación. Hasta el día de hoy me siento que no se que ha pasado. Gracias y un abrazo.

    Responder
    • Lidia Ibáñez

      Hola Iván, bienvenido. Agradezco que abras tu corazón explicando con tanta sinceridad lo sucedido. Me llama mucho la atención que en este escrito describes con todo detalle las necesidades y preocupaciones de tu pareja, y observo que las terminas haciendo tuyas. En contraposición, no encuentro en todo el texto cuáles, específicamente, eran las tuyas: tus necesidades.
      En una parte del texto mencionas: “comencé a recriminarle su actitud por no cumplir con mis necesidades“. De esta frase se desprenden dos cosas: la primera es que (inconscientemente) recriminas a tu pareja; la segunda es que tienes la creencia: “en pareja uno debe cubrir las necesidades del otro”. Por esta creencia te has unido a una persona que tiene muchas “necesidades” aparentes que tú “puedes cubrir”. Y también por este motivo te has centrado en SUS NECESIDADES, antes que las tuyas. Has intentado cubrir tus necesidades a través de una persona con necesidades.
      Pero una relación de pareja sana no funciona así. En una relación de pareja sana cada uno se ocupa de cubrir sus propias necesidades, permitiendo que lo que les una sea la intención de crecer juntos y apoyarse mutuamente para un bien mayor COMÚN.
      Debes tomar conciencia que una persona con necesidades por cubrir, es una persona que vive en una inmadurez emocional que no le permite ocuparse de sí misma y, por tanto, mucho menos ocuparse de una segunda persona. Es imposible.
      En éste término, si tu tienes una necesidad y esperas que aparezca otra persona que te la cubra, estás desatendiendo tus propias necesidades.
      Algunas de las necesidades que debemos trabajar pueden ser: necesidad de apoyo, de compañía, de cariño, de comprensión, miedo a estar solo, etc. Todas estas necesidades vienen desde la infancia, a veces disfrazadas de heridas emocionales. Te dejo dos enlaces sobre las conferencias en las que hablo de estas heridas: “Heridas emocionales Kármicas”, y este otro vídeo “Heridas Kármicas Mindalia”.
      Estaré encantada de ayudarte, en caso de que decidas trabajar sobre ti mismo. Puedes solicitar terapia conmigo a través del email quieroreinventarme@reinventarme.com, hago sesiones por Skype a todas las partes del mundo. Un fuerte abrazo ❤

      Responder
  7. Carlos Rodriguez

    Hola
    Todo parece indicar que soy pasivo agresivo. Al parecer le causó mucho daño a mi pareja.

    Llevamos viviendo 7 años. Desde el inicio he querido como “huir” de esa relación. Ella es una mujer que cualquier hombre quisiera estar. (Bonita, inteligente, estoica, tiene su propia empresa, etc), pero a pesar de lo anterior yo solo veo en ella las cosas que me incómodan. Ejemplo: no soporto que me reclame nada, prefiero no hablar, no decir nada, sólo quiero irme para siempre. Como nunca me presto para hablar, ella me envía unos email larguísimos donde expresa como se siente, email que en lugar de
    conmoverme, me fastidian, porque me siento acusado. Cada vez que me voy apago el teléfono porque no quiero tener contacto con ella. Nunca había tenido una relación de más de 2 años, por lo tanto para mí ella es una persona dramática y me desesperan su emails o cartas largas. Al principio huía días, después fueron semanas, y en el 2015 fueron casi meses. En septiembre del 2015, estaba tan cansado de los reclamos de mis silencios que decidí ser infiel varías veces. A inicios del 2016, no se por qué , también le fui infiel y cuando me reclamó perdí el control. He decidido alejarme de ella para no causarle más dolor, ella también lo ha decidido, ya que el año pasado fue tanto el daño que le cause que entró en una depresión de 3
    Meses. Ella está decidida a irse, está buscando las ayudas necesarias porque considera que una relación así le hace mucho daño emocionalmente y ella quiere tranquilidad y soy consciente de eso. Hace poco me dijo, que lastima que yo no buscará ayuda para tratar este comportamiento. He leído muchos sicólogos pero todos dan a entender que no tenemos posibilidad de cambio y al parecer recomiendan a todas las personas evitar tener parejas con esta condición. Mi pregunta es: realmente no tenemos opción de cambio ??? No soy una persona que haga sufrir a mis parejas con intención. Sencillamente pasa y no me doy cuenta. Todas las parejas que goce antes de mi actual pareja sufrieron igual que ella, y yo sin piedas alguna las deje y segui mi vida normal. No quiero seguir causándole dolor a las personas que estén a mi lado.

    Responder
    • Lidia Ibáñez

      Hola Carlos, bienvenido. Agradezco tu valentía al contar tu caso y reconocer todo lo que nos cuentas. He de decirte que ese es el primer paso hacia el cambio: tomar conciencia de mi comportamiento y del patrón que repito.
      Por mi parte decirte que CREO EN EL CAMBIO DEL SER HUMANO. Creo firmemente en él. Ahora bien, es necesario que la persona desee cambiar y, para eso, debe encontrar la motivación suficiente para querer hacerlo. Con motivo de esto, lo primero es decirte que no eres así por casualidad. Erres así por una serie de “heridas emocionales” que heredaste y que sufriste desde tu nacimiento, que hacen que tu mecanismo de supervivencia sea la huida.
      Sufres de HERIDA DE RECHAZO.
      Te dejo dos enlaces de dos conferencias mías que te van a explicar mejor a lo que me estoy refiriendo: Heridas emocionales Kármicas, y este otro vídeo Heridas Kármicas Mindalia.
      Por tanto, la única manera que tienes de cambiar es SANANDO esas heridas, para que puedas romper el patrón de comportamiento que te mantiene es este tipo de relaciones.
      Como te dije antes, para poder cambiar debes encontrar una motivación lo suficientemente fuerte. En este caso, es ser huidizo o ponerte a la defensiva cuando te expresan que estás haciendo algo mal, son comportamientos que te defienden de un dolor mayor (sentirte rechazado). Tienen una función, y tienen una intención positiva par ti.
      Es cierto que una vez que sanes tu herida es muchísimo más fácil encontrar esa motivación, puesto que ya no te sentirás amenazado ni rechazado y no necesitarás ese tipo de comportamiento. Pero además, debes encontrar dentro de ti el verdadero deseo de querer ser mejor persona y de vivir en paz contigo mismo. Porque la verdadera motivación es para con nosotros.
      Estaré encantada de ayudarte en tu proceso. Puedes solicitar terapia conmigo a través del email quieroreinventarme@reinventarme.com, hago sesiones por Skype a todas las partes del mundo. Un fuerte abrazo ❤

      Responder
  8. Noelia

    Hola Lydia,
    Mi esposo y yo llevamos 20 años de estar juntos, hemos pasado por muchas cosas para al fin estar en la situacion en la que estamos, todo esta muy bien exepto por su forma de ser, que estoy casi segura que es pasivo-agresivo. Tenemos tantos momentos de felicidad en familia y en pareja que si se nos viera en esos momentos seria casi imposible penzar que en otros sufrimos, por mi parte siempre que pasa eso termino llorando, para la mayoria de las personas en nuestro entorno yo soy la mala, yo soy la impulsiva y hasta llegan a penzar que no lo merezco por “lo bueno que es el. Siempre le digo que los dos somos lobos pero que a el le alcanzo para el disfraz de corderito.
    Mas alla de eso en este ultimo tiempo mas que todo se esta poniendo un poco agresivo . Suele estar tranquilo y calmado pero cuando explota no se controla y aveces se le pasa la mano tanto conmigo como con los ninos. Que me puedes decir respecto a esto?

    Responder
    • Lidia Ibáñez

      Hola Noelia, bienvenida. Lo primero es decirte que a veces se pasan crisis en pareja y no necesariamente es porque la persona sea pasivo-agresiva. Dices que lleváis 20 años juntos y, si te he entendido bien, durante este tiempo habéis sido muy felices juntos. Entonces, en este caso, lo vuestro es una crisis de pareja.
      Cuando suceden las crisis, normalmente nos encontramos con falta de comunicación, rabia no resuelta y disminución de la empatía (principalmente porque ambas partes sienten que no se están atendiendo sus necesidades). En estos casos lo que debemos aprender es a comunicarnos de forma asertiva; debemos madurar emocionalmente y hacernos cargo de nuestras propias necesidades, sin imponer al otro la tarea de ocuparse de ellas; y debemos valorar en qué se basa nuestra felicidad para poder tomar decisiones.
      Como siempre recomiendo, lo ideal es ponerse en manos de un buen profesional que te ayude en este camino. Puedes solicitar terapia conmigo a través del email quieroreinventarme@reinventarme.com Hago sesiones por Skype a todas las partes del mundo. Estaré encantada de ayudarte en tu proceso. Un fuerte abrazo ❤

      Responder
  9. e.p.d

    Hola Lidia, hace casi un año convivo con mi pareja la cual fuimos amigos como tres meses más o menos te comento que desde que la conocí y observe comportamientos extraños en ella, pero a pesar de eso me hice su amigo me enamore de ella y luego empezamos la relación, donde dimos pasos agigantados y en menos de un año ya convivimos, ella es una mujer apuesta físicamente, muy aterrizada, y rinde muchos comportamientos aceptables en la relación, pero en este momento me siento desesperado, porque encaja en el comportamiento de una persona de este tipo, ya yo se lo he dicho, pero ella lo admite, pero dice que ella no va cambiar según ella nació así y no va a ver cambio muy rotundamente lo dice, con respecto a mi yo soy una persona pasiva pero llega un momento que me desespero y me meto en su círculo pasivo agresivo y llego hasta igualarla, pues yo sanamente y ella también estamos a punto dejarnos por el bien personal, yo a ella la amo, pues ella a mí a veces dice que me quiere a veces dice que me odia y a veces dice que me guarda mucho resentimiento, por cosas de mi pasado que se enteró y que no tienen nada que ver con ella y que yo también he cambiado, soy una persona diferente desde que estoy con ella, te comento que yo he sido muy fuerte porque además a veces me agrede físicamente, te agrego también que ella reconoce su actitud, pero es algo extraño que diga que no va a cambiar, a esto también se le agrega, la situación difícil que convivimos o en día en este país, que combinado con este comportamiento hace esto muy complicado, te comento que ella toda su vida ha tenido una relación complicada con sus padres y hermanos, muchas gracias por tu atención y quisiera que me dijeras algo al respecto.

    Responder
    • Lidia Ibáñez

      Hola. Gracias por tu confianza. Lo primero decirte que cuando estamos inmersos en una relación tóxica, el propósito es que veamos algo sobre nosotros mismo que de otra forma sería imposible de ver. Por lo que me cuentas, existe en ti una fuerte desvalorización y culpa por cosas de tu pasado, que tú personalmente desapruebas en tu fuero interno. Mi pregunta es: ¿te has perdonado por eso?
      Cuando uno consigue perdonarse a sí mismo y se reconcilia con lo que verdaderamente es, su entorno cambia porque ya no busca de forma inconsciente el castigo que cree merecer por ello. Y por tanto, no permite ni mantiene relaciones tóxicas que se escudan en ello para manipular y humillar.
      Por otro lado, en una relación con un pasivo agresivo existe humillación. Y si existe humillación es porque estamos desvalorizados. Para valorizarte tienes que comprender que el valor que un persona tiene no se encuentra en las cosas que hace, ni en las cosas que tiene. El valor de una persona se encuentra en la existencia misma de esa de persona. Por tanto, mereces amor, cariño y respeto simplemente por existir.
      Si quieres comenzar un proceso de trabajo personal, puedes ponerte en contacto conmigo en el email: quieroreinventarme@reinventarme.com
      Un fuerte abrazo ❤

      Responder
  10. Laura

    Hola Lidia,

    Muchas gracias por toda la información. Hace 5 años empecé una relación con mi jefe, 12 años mayor que yo. Todo era maravilloso y en cuestión de 3 semanas dejó a su mujer y a su familia para estar conmigo. A mi me pareció muy precipitado, pero estaba muy enamorada y viviendo un sueño. Me quería, me idolatraba, me trataba como a una diosa, nunca nadie me había hecho sentir tan especial. Pero no tardó mucho en comenzar a ir mal. Sentía que su vida era demasiado complicada, que no podía gestionar las cosas, yo solo asentía y cedía a todo lo que fuera con tal de que no me dejase. Me cambié de trabajo y apenas le veía, no podía escribirle porque no me contestaba y eso me ponía muy nerviosa, si le decía que no me parecía normal que no tuviésemos ningún tipo de comunicación me decía que estaba loca, así que por miedo a su rechazo aceptaba este comportamiento. Dejo de salir, empezó a trabajar en su casa, no veía a nadie, solo a mi de vez en cuando y a sus hijos una vez cada 15 días. Un día de pronto me dejó, yo no podía soportarlo, no quería aceptarlo, pero no me quedó más remedio. Me cambié de barrio, puse toda la distancia posible, pero al cabo de unos meses me llamo “por error”, reconoció que me echaba de menos, retomamos la relación y no duró ni un mes hasta que volvió a dejar de llamarme, de escribirme, de contestarme, vamos, lo mismo que antes. De esto han pasado 5 años y al menos 10 intentos de volver, cada vez el periodo entre el reencuentro y el no te quiero volver a ver es más pequeño. Hasta tal punto que esta última vez ha sido de una semana… En realidad ya no le quiero, le odio, me hace sentir incoherente, pero cada vez que intenta ponerse en contacto conmigo no puedo evitar contestar… ya tengo 33 años y llevo demasiado tiempo estancada en esta situación, cómo puedo hacer? Cuando no estoy con él ni pienso en él, hago una vida normal, pero cuando vuelve me deja tocada una temporada. Soy demisexual, es decir, solo me siento cómoda con hombres con los que he tenido un vínculo emocial muy fuerte, de modo que las probabilidades de conocer a otra persona son muy limitadas. Me puedo acostar con un desconocido, pero jamás quedaría con uno para tomar un café y conocernos….

    Responder
    • Lidia Ibáñez

      Hola Laura, bienvenida. Por lo que me cuentas, veo varias cosas que tendrías que trabajar. Una de ellas es tu herida de rechazo. Puedes saber más sobre esto en la conferencia que di en Mindalia sobre Heridas Emocionales pinchando en este enlace.
      Otra de las cosas que tendrías que trabajar es la relación que tuviste con tu padre, y esa necesidad inconsciente de querer tener pareja estable y, a la vez, ver como algo muy complicado que sea con otra persona. Son barreras inconscientes demasiado altas que te mantienen una y otra vez en la única posibilidad de intentar que lo vuestro funcione.
      Puedes solicitar terapia conmigo a través del email quieroreinventarme@reinventarme.com
      Estaré encantada de ayudarte en tu proceso. Un fuerte abrazo ❤

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre mí

Ayudo a personas comprometidas con su vida, a ser adultos prósperos, conscientes y libres.

¿Haz Coaching para la Buena Salud?

Mandala17

Consulta precios y promociones

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This