¿Qué es ser pasivo agresivo en pareja?

¿Qué es ser pasivo agresivo? Hace unos días cayó en mis manos un artículo de Walter Riso que hablaba de su libro “Amores altamente peligrosos”. En él trataba las diferentes personalidades que pueden estar afectando tu relación de pareja. Es un gran libro que recomiendo.

Seguramente estés de acuerdo conmigo que uno de los principales quebraderos de cabeza del ser humano viene dado por problemas de pareja. Por este motivo y movida por la necesidad de ahondar en un perfil determinado, hoy quiero dedicar este artículo a la personalidad pasiva-agresiva, porque creo que es la más común y en ocasiones la menos evidente.

Mi objetivo es darte herramientas para identificar este comportamiento y liberarte, en la medida de lo posible, de los roles que te mantienen unid@ a este tipo de pareja.

Si estás en una relación en la que los silencios son un denominador común cuando hay una discusión, si terminas sintiéndote culpable incluso a veces sin tener muy claro el porqué, si estás con una persona muy apegada a su círculo social/familiar pero que difícilmente se integra en el tuyo porque siempre tiene una excusa de por medio, si no dice un “no” directo cuando le pides algo pero da mil razones o pone trabas para realizarlo, estás ante un comportamiento pasivo agresivo.

A continuación destaco algunas de las características para detectar este tipo de personalidad. Antes quiero remarcar que no necesariamente el sentirse identificado con alguno de los puntos tiene que significar que estas ante un pasivo agresivo. Todos en cierto momento podemos desarrollar actitudes que tengan esta dinámica.

Sin embargo, las personas con este tipo de comportamiento hacen de los siguientes apartados su “modus operandi”, formando parte de su personalidad.

  • No reconocen sus emociones. Coger el cesto de las chufas y marcharse abandonando la discusión es una estrategia para no ser directo y honesto con sus sentimientos. Insisten en que no están molestos a pesar de estar furiosos por dentro. Es común el  “no estoy enojad@/enfadad@”, “bien”, “como sea”, para expresar su ira indirectamente.
  • Se ofenden con facilidad. Pueden ofenderse muchísimo a causa de un comentario banal o acto que ponga en entredicho algo que ellos hacen, ya que lo consideran una ofensa contra su dignidad y valía. Son personas con un fuerte conflicto con la autoridad, es por esto que cualquier consejo o rectificación sobre algo que están haciendo se lo tomarán como un intento de controlarles o de desmerecerlos. El trabajo en equipo se torna complicado; y en la pareja se magnifica. Por ejemplo, si colgando unas cortinas el pasivo agresivo recibe una indicación de que está torcido por parte de la pareja que se encuentra mirando desde abajo, la respuesta inmediata puede ser “¿Quieres hacerlo tú?”, o dejar la tarea directamente culpando a la otra persona de perfeccionista.
  • Te llevará al límite. Son especialistas en mantener la calma en una discusión, y fingir sorprenderse o reírse cuando el otro estalla cansado de su hostilidad indirecta. Disfrutan llevando al otro hasta el límite para luego cuestionar sus “reacciones exageradas” mostrando una impasividad pasmosa. Si se les pide explicaciones sobre alguna cuestión tenderán a echar la culpa a los demás con frases como “me estás sacando el tema porque tienes ganas de discutir” o “yo estaba tan tranquil@ y eres tú quien me está alterando” en lugar de afrontar y resolver el problema que se les plantea.
  • Quieren dar una imagen de “santidad”. Sienten una fuerte desprotección. Es por esto que el pasivo agresivo nunca va a hacer una oposición abierta y argumentada en caso de discusión, ni perderán los papeles ni alzarán la voz, y si algún día lo hacen siempre será porque tú les has provocado. No quieren quedar como “los malos de la película”. Por el contrario utilizarán el sarcasmo y la indiferencia para alterar y desestabilizar a su “víctima” y así hacerla parecer culpable de la discusión. “¿por qué te enfadas?”, “mira cómo te estás poniendo”.
  • Sabotean cualquier plan que les disguste de una forma soterrada. Y cuando digo “cualquier plan” es cualquier cosa que les propongas hacer o tarea que les encomiendes y no les apetezca, a veces tan simple como ir a por el pan o bajar la basura. Para estas personas acceder a los deseos del otro equivale a someterse. Y la sumisión es sinónimo de humillación. En lugar de decir un “no” directo a algo que en realidad no quieren hacer, el pasivo agresivo tiende a acatar las peticiones verbalmente pero procrastinan en el tiempo su ejecución. Por ejemplo les pides que hagan el cuarto de baño y dicen “vale ahora lo hago” pero no lo ejecutan. Si se les pide explicaciones pueden contestar frases del tipo “no sabía que lo querías para ahora”, “no me agobies”, “te he dicho que ya lo haría”. También se puede dar el caso que no exista la opción de posponer la tarea, entonces la harán de manera incompleta o mediocre de forma intencionada, y cuando se le confronte, se defenderá con frases como “eres demasiado perfeccionista”, “quieres que todo sea perfecto”.
  • Limitan su círculo a familiares de primer grado y suelen tener pocos amigos. Son personas con una actitud negativa y falta de autoestima que les produce un profundo miedo al rechazo. Esto impide que se relacionen con personas que no conocen hasta estar seguros de que serán aceptados. Por esta misma razón, si el pasivo agresivo es tu pareja, se negará a conocer o limitará relacionarse con tus amistades y familiares, aunque nunca de forma abierta y directa sino con excusas bagas e inconsistentes del tipo “es que fulanit@ no me cae bien”, “quedar vosotros y así habláis de vuestras cosas”, “estaré cansad@ para asistir”, “es muy tarde”, “está muy lejos”, “yo no me lo paso bien”, etc. Es común aquí observar un comportamiento apático y saboteador, en contraste con la actitud que muestra cuando se trata de su círculo más directo.
  • Prometen más de lo que cumplen. Tenderán a hacer planes, prometer e imaginar cosas que no cumplen, la mayoría de las veces como “trato” a cambio de algo o con una condición. Generalmente estas promesas están basadas en algo intangible como una emoción. Por ejemplo, “cuando esté segur@ nos iremos a vivir juntos”, “te acompañaré a (un evento) cuando me sienta preparado“, o un simple “nos iremos de viaje” que no concretizan ni en el tiempo ni en el lugar, como “caramelito” para calmar alguna necesidad que les plantea el otro o para evitar un compromiso.
  • Utilizan el sarcasmo como herramienta para expresar su hostilidad. El sarcasmo es una herramienta eficaz para herir los sentimientos de una persona de forma “políticamente correcta”.  Es por esta razón que el pasivo-agresivo utiliza este método como una maravillosa manera de hacer cumplidos con doble intención e insultarte hasta tu esencia, como por ejemplo “para lo gorda que estás no te queda mal ese vestido” “me sorprende que algún día llegues a tu hora”. Si te muestras ofendido, la persona se pone en el papel de víctima acusándote de no aguantar una broma.
  • Se mueven en una dualidad de amor odio. Aquí Walter Riso hace una explicación magistral: “es como vivir con Ganghi en la casa, con un movimiento de desobediencia civil las 24 horas. Son personas que tienen un problema con la autoridad desde chiquitos y empiezan a ver control por todas partes, donde no lo hay. Entonces empiezan a percibir a la pareja como si fuera un dictador o una dictadora; y empiezan a oponerse. “Me opongo a la dictadura de la pareja pero no soy capaz de dejarla”. Entonces cuando estoy cerca de ella me siento protegid@, pero añoro la libertad; entonces, no quiero estar contigo; entonces, me voy para la libertad y quiero ser autónomo y empiezo a estar autónomo, y como estoy libre, extraño la protección de la pareja; entonces, ni una cosa ni la otra, ni contigo ni sin ti; entonces, empiezan a tener conductas inmaduras de protesta contra la supuesta autoridad del otro; entonces empiezan el sabotaje“.

El denominador común es no enfrentar los conflictos de una forma directa, sino indirecta y escondida. Bien sea por oposición (escusas) o ignorar el asunto. La evasión del conflicto y el silencio son su mejor arma.


“La conducta huidiza, evasiva y provocadora de los sujetos pasivo agresivos va transformando el amor en irritación y frustración. Ames cuanto ames, el pasivo agresivo será un conspirador de la relación e incapaz de renunciar a ella” Walter Riso.

 

Identificar estas pautas puede ser de gran ayuda, tanto si es un comportamiento que forma parte de nosotros mismos, como si estamos siendo influenciados por alguna persona de nuestro entorno, bien sea un socio, un amigo o nuestra pareja, ya que es una forma de manipulación.

No es fácil tratar con este tipo de personalidad y tampoco tiene fácil solución, ya que la mayoría de las veces es una manera de proceder muy arraigada y aprendida desde la infancia. Puede ser que el núcleo familiar está compuesto de personas que dicen una cosa y hacen otra. Posiblemente sus padres fueron personas que estaban inmersas en sus problemas personales, y no dedicaron el suficiente interés a las emociones de sus hijos, convirtiéndolos en inmaduros emocionales.

No descartes la posibilidad de que quizás lo más sensato es alejarse de esta persona, ya que suele ser difícil que reconozcan su conducta. De cualquier modo, puedes ser directo y asertivo cuando sientas que alguien está utilizando este tipo de proceder contigo, y mostrarle que de ese modo también está haciendo daño.

Recuerda que tu mejor arma es la información, por este motivo, cuanto más conocimiento tengas sobre este comportamiento, más protección tendrás ante el pasivo agresivo.

96 Comentarios

  1. sarogini oxana

    Que doloroso es descubrir que durante cinco años de mi vida estuve con un pasivo agresivo. es inexplicable el dolor que siento y lo que es peor yo soy na persona melancholica . siempre creí que estaba loca le pedia a el que me llevara al psicólogo para que yo cambie ya que todo era mi culpa , yo me sentía una desgraciada y lo veía a el como un santo con su paciencia sin limite . yo buscaba información hasta esquizofrenica me he sentido bipolar, con trastorno al limite ya no sabia que pensar… Dios mio hoy estoy tratando de alejarme y me cuesta tanto ,estoy envuelta en una depresión realmente es muy penoso.

    Responder
    • Lidia Ibáñez

      Bienvenida Sarogini Oxana. Es cierto que es doloroso tomar conciencia de cosas que nos han herido. Sin embargo, lo fundamental es recordar que si hemos vivido este tipo de situaciones es porque, de algún modo, no teniamos herramientas suficientes para que fuese de otra manera.
      Me llama mucho la atención leer la frase “le pedí que me llevara al psicólogo” Y me surge la pregunta ¿qué te impedía tomar TÚ esa decisión? ¿Para qué tenía que ser él el que te llevara? Ya no eres una niña.
      Todo tu escrito denota DEPENDENCIA, y cuando somos dependientes nos sentimos desvalidos y nuestro poder personal está en la otra persona. Ese es el mejor caldo de cultivo para permitir abusos de poder, maltratos psicológicos y manipulación.
      En tu caso te recomendaría trabajar en recuperar tu poder personal y sanar tu desvalorización. Estaré encantada de ayudarte en este aspecto. Puedes solicitar cita conmigo a través del email quieroreinventarme@reinventarme.com, hago sesiones por Skype a todas las partes del mundo. Un fuerte abrazo ❤

      Responder
      • sarogini oxana

        Gracias doctora definitivamente se que soy dependiente emocional y es sumamente doloroso para mi. Mi situación se agravo tremendamente con esta persona. antes de el tuve a mi esposo y mis 4 hijos, pero el padre de mis hijos decidió marcharse ya hace mucho tiempo y a pesar que he sufrido y sigo sufriendo por esa desicion ya que veo tanta carencia paternal en mis hijos sinceramente como yo he sufrido con esta persona que aun esta en mi vida y que aun no se como sacarla es realmente escalofriante para mi. Tal vez algunos digan que exagero pero tengo pánico de el . Yo siempre he sido una mujer valiente y emprendedora pero eso esta por los suelos . Estoy sumamente complicada pues el me paga un departamento tengo mi ultimo hijo de 14 años a quien me da mucha pena decirle que esto de la casa se debe terminar. Tengo muchísimo miedo soy consiente de lo que estoy pasando y se que se tiene que terminar. Deseo compartirles una de las situaciones graves que he vivido con el pero no lograba percatarme . Un día estaba con mi hijo de 14 años reviviendo un momento muy fuerte en su vida y cunado mi hijo se quedo sentado sobre la vereda e estado de shock debido a lo que esta reviviendo , yo estaba desesperada de ver ami hijo como un papel en blanco y muy nervioso y el dijo: deja de hacerte para mi que estas jugando. Yo siempre he sabido que hay algo malo en el pero me confundía tanto porque por otro lado se preocupa en dar todo con respecto al dinero y eso es lo que yo no podía comprender. ahora aun estoy en un relación con el pero estamos alejados porque así yo lo he decido ya no permito que se me acerque hasta que hablemos y llevemos terapia de pareja pero el no desea ,dice que llevara su terapia solo. en fin le pido Dios me de las fuwerzas para seguir luchando ,salir de mi zona de confort y empezar de nuevo. Empece una terapia con EMDR Y HIPNOSIS, pero aun no me han realizado y tengo la esperanza que me ayude. El doctor me explico que yo tengo un problema biológico y no mental, dice que cuando niña se dio e mi una impronta por parte e mis cuidadores y eso es lo que me lleva tener esas reacciones de desesperación tal cual droga por una persona y peor con esta persona que según mi vivencia es como si maquinarían para que uno este mal.

        Responder
        • Lidia Ibáñez

          Cuando no somos capaces de cambiar una situación, nos encontramos con el reto de cambiarnos a nosotros mismos. Victor Frank

          Oxana, la realidad es que el trabajo personal es tuyo. Nada puede hacer cambiar lo que ha sucedido y no puedes cambiar al hombre del que me hablas. Por tanto, la única persona que puede cambiar eres tú, sanando tus heridas emocionales de la infancia, curando tu dependencia, superando tu miedo y recuperando tu fuerza interior.
          Te animo a que emprendas este camino, que te permitirá ser independiente emocional y económicamente, además de dejarles un gran ejemplo de superación como legado a tus hijos. Un fuerte abrazo ❤

          Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre mí

Ayudo a personas comprometidas con su vida, a ser adultos prósperos, conscientes y libres.

¿Haz Coaching para la Buena Salud?

Mandala17

Consulta precios y promociones

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This