El amor esclavo

Amor esclavo: Si vives o has experimentado una relación de pareja en la que el otro no es detallista contigo, no se involucra en tus problemas, no tiene empatía hacía ti y tu sufrimiento, tiene miedo al compromiso o te maltrata de algún modo. Si eres de las personas que lo ha “entregado todo” y aun así no te lo han valorado.

Si tú siempre te has preocupado por tu pareja, las has cuidado, entendido y acompañado pero no era recíproco… Puedes estar viviendo un amor esclavo.

  Seas HOMBRE o MUJER, esta historia puede ser la tuya.  

Cuando todo se desmorona y te encuentras en el punto de reconocer esa voz interna que te dice: “esto no funciona, algo erróneo debe haber en mi”, comienzas un camino de crecimiento y autoconocimiento interno. La mayoría de las veces vas a terapia, lees libros de autoayuda, ves vídeos o asistes a cursos con la esperanza de que algún mensaje te llegue lo suficiente como para decir: “¡Eureka!, esto es lo que pasaba!”

  En este camino arduo y satisfactorio, yo encontré valiosas respuestas como:

  • “Aprende a quererte a ti mismo”, si tú no te valoras, nadie lo hará.
  • “Respétate”, somos un espejo, si te maltratan, piensa en qué lugar te estás maltratando a ti.
  • “Aprende a estar solo”, no busques una pareja solo porque no quieres estar solo.
  • “¡Pon límites!” Deja de permitir a los demás que te agredan. Pon un “hasta aquí” en el umbral de la puerta a tu dignidad.

Todas estas cosas son fundamentales. Es 100% exacto afirmar que sin estos pilares una relación sana es imposible. 

Pero, ¿qué pasa cuando todas estas cosas ya las has aprendido y sigue sin funcionar? ¿Qué pasa si eres una persona que se quiere, se valora, se respeta, no necesita a una persona por no sentir soledad y sabes poner límites, pero aun así sigues enganchado en una relación tóxica o las personas que aparecen terminan teniendo el mismo patrón de relación?

Visto así habrá personas que se estarán diciendo: “Si una persona se valora y se respeta no aguanta a una persona que la maltrate o que la humille, y mucho menos consiente faltas de respeto o consideración” ¿Cierto? Parece obvio.

Pero, que hay si te digo que hay algo más.

Voy a contarte algo que espero marque un punto de inflexión en el que el significado del amor tomará un nuevo sentido. 

A veces tendemos a tomar un rol aprendido para sentirnos dignos de amor. Desde pequeñitos nos han inculcado que para que nos quieran debemos desempeñar un papel específico dentro de la familia. A algunos les toca el papel del gracioso, otros el de “trasto”, algunos son los estudiosos, el niño bueno de mamá que siempre hace lo que ella quiere, la princesita de papá y otros son los SALVADORES.

Estos papeles, estos “roles” en los que se nos alaga o valora por lo que hacemos, nos marcan de por vida. Inconscientemente nos influyen hasta tal punto que condicionan nuestro comportamiento al relacionarnos con el mundo ¿Te sientes identificado con alguno de estos personajes?

¿Qué pasa en nuestra vida adulta cuando nos enfrentamos a una relación de pareja? Una pareja deja al descubierto todas nuestras ilusiones y nuestros miedos. Deja en primera línea de fuego nuestra “necesidad” de amor, y pone en funcionamiento nuestros recursos aprendidos por los cuales éramos queridos en nuestro entorno familiar.

En este artículo voy a centrarme en el “alma de SALVADOR/A”.  Si bien es cierto que todos los mecanismos de roles inconscientes son categóricos a la hora de formar una relación de pareja, el papel de salvador/a es especialmente determinante en explicar por qué aunque una persona se valore, se respete, sepa estar sol@ y poner límites, tiene parejas disfuncionales y se engancha al sufrimiento, al dolor y al amor esclavo. 

Aunque pensemos lo contrario, un “buen samaritano” no nace, se hace. Somos esa clase de personas que desde chiquititos aprendimos que hay que procurar el bienestar a los demás y olvidarnos de nuestras necesidades. Puede que nuestra madre estuviera enferma o ausente, y nos tuviéramos que encargar de responsabilidades impropias de nuestra edad. Quizás no eres el mayor de los hermanos, pero se te encomendó el cuidado de ellos por algún motivo especial. Trabajar a una temprana edad por necesidad en el núcleo familiar, la falta de uno de los padres o cualquier circunstancia que te hiciera ser consciente de que los demás sufrían y tu labor era procurar el bien para el otro olvidándote de tí mismo, son los pilares que confortan ser un SALVADOR/A.

Las personas “salvadoras” son personas capaces, con una alta convicción de que pueden con todo, autosuficientes, independientes, normalmente viven sus penas y sus frustraciones en soledad y difícilmente se dejan ayudar o piden ayuda.

¿Qué sucede cuando nos enfrentamos al mundo del amor? Lo primero que tienes que saber es que elegirás a la persona inadecuada ¿Y por qué digo esto? Porque el problema nace en la elección de la pareja, no en el tipo de relación que luego construimos.

Tenderás a enamorarte de personas “débiles”, con alguna carencia emocional, problema económico o situación personal complicada. Y no quiero decir que toda persona que esté pasando por unas circunstancias puntuales difíciles sea una persona “débil”. A todos nos puede pasar. Me estoy refiriendo a la esencia. Al tipo de personas que son derrotistas o egoístas, sin iniciativa ni estabilidad emocional. Personas que no luchan por sí mismas, sino que esperan un “salvador/a” en sus vidas.

¿Y por qué se hace el encaje perfecto? Porque yo soy una persona salvadora que me gusta ayudar a la gente y hacerla feliz, y el otro es una persona débil que necesita que le cuiden en algún aspecto de su vida, como lo haría papá o mamá. Necesitan un salvador/a.

Es entonces cuando vivimos un amor esclavo. Nos convertimos en “el cascabel” de la persona amada, nos consideramos responsables de su felicidad y asumimos un papel que no nos corresponde.

El hándicap que aquí se produce es que el salvador/a siempre entenderá y justificará el comportamiento del otro desde la asunción de su “debilidad”. Es por esto que se establece un enganche tan poderoso. Justificamos sus carencias hasta el punto de entenderlas, y nos acomodamos en el pensamiento de que somos nosotros los que tenemos que suplir las carencias del otro.

En el amor esclavo, mientras en la relación seamos los “fuertes”, nos ocupemos del cuidado y el bienestar del otro, todo irá bien. Mientras entendamos los “descalabros” de nuestra “débil” pareja, nos conformemos con migajas o perdonemos sus errores hasta el infinito, la relación será duradera. Sin embargo, en el momento que nosotros necesitemos amor, comprensión, tengamos un mal día o estemos bajos emocionalmente, la respuesta del otro será exigente, dura y cruel con reproches hacia nuestro comportamiento. No estarán a la altura, porque no tienen herramientas. Eres tú el que cuida, no ellos de ti. Estás ofreciendo un amor esclavo.

El amor sano solo es posible cuando se produce entre dos personas completas. Y con ello quiero decir que el salvador no se siente completo si no tiene que salvar a nadie. A veces nos da una especie de vértigo el pensar en enamorarnos de una persona que no nos necesite. Si aparece ante nosotros una persona segura de sí misma, luchadora, empática y cariñosa, directamente no nos atrae.

La razón de que esto suceda es porque tenemos arraigado en nuestra psique que somos merecedores de amor porque cuidamos, porque hacemos por los demás lo que ellos no pueden hacer por sí solos, y esto nos hace sentir muy bien. Hemos aprendido a amar la debilidad y las carencias emocionales del otro, y por tanto las entendemos, las normalizamos y las justificamos. Esta manera de pensar es un dogma profundamente instalado en nuestra forma de relacionarnos con el mundo.

¿Eres pareja o salvador?

Pregúntate si eres de esas personas que siempre están haciendo cosas por los demás, pero no son capaces de dejarse ayudar o de pedir ayuda. Plantéate si eres de los que están pendientes de su pareja, su madre, su hermana, sus hijos, sus sobrinos, etc en el sentido de estar haciendo cosas por ellos que les correspondería hacer a ellos como personas maduras, pero los JUSTIFICAS: está muy cansad@, es que no tiene tiempo, pobrecill@ se bloquea y no sabe expresar sus sentimientos.

Si tu respuesta es sí, eres un salvador/a, y probablemente estés viviendo un amor esclavo. Si realmente quieres una relación de pareja sana en tu vida debes comprometerte a cambiar ese concepto de tí mismo. Es el momento de colocarte en tu lugar y dejar que los demás maduren y descubran su potencial de superación personal.

El amor sano se produce entre dos personas maduras emocionalmente, responsables y comprometidas consigo mismas. Con un buen nivel de inteligencia emocional y empatía, capaces de superar sus obstáculos por ellos mismos, buscar soluciones y tener aspiraciones de crecimiento.

Deja de ofrecer un amor esclavo. Solo así hallarás la relación de pareja sana, en la que el amor estará basado en la comprensión mutua, la colaboración, el entendimiento y la perseverancia en el logro de las aspiraciones comunes.

8 Comentarios

    • Lidia Ibáñez

      Un honor viniendo de una gran profesional como tú. Un abrazo Begoña ❤

      Responder
  1. Lidia

    Me identifiqué mucho con esto, he sido una salvadora sin remedio, y es extenuante.

    Responder
    • Lidia Ibáñez

      Mis felicitaciones Lidia, bienvenida. Identificar qué patrón tenemos, es el primer paso para cambiarlo. Un fuerte abrazo! ❤

      Responder
  2. esther

    Genial Lidia, lleva toda tu esencia.-Buen Trabajo!!

    Responder
  3. paco

    Enhorabuena. Muy bien expresado.te hace pensar y reflexionar.
    Gracias.

    Responder
    • Lidia Ibáñez

      Muchas gracias por tu comentario. Los grandes cambios suceden precisamente cuando empezamos a pensar diferente. Un saludo.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre mí

Ayudo a personas comprometidas con su vida, a ser adultos prósperos, conscientes y libres.

¿Haz Coaching para la Buena Salud?

Mandala17

Consulta precios y promociones

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This